miércoles, 8 de mayo de 2013

Resumen y esquemas


El resumen
Hacer un resumen consiste en expresar por escrito, de manera simplificada, la información contenida en un texto, utilizando las propias palabras para dar cuenta de aquellas secciones o segmentos que contienen los datos centrales.
La información incluida y la omitida en el resumen de un texto revelan aspectos de lo que se ha comprendido y se ha recordado. Desarrollar la habilidad para resumir el contenido de un material es de gran utilidad para la comprensión y el aprendizaje.

Los esquemas
Los esquemas constituyen una expresión gráfica del subrayado, que contiene de forma sintética las ideas principales y las ideas secundarias del texto. Combinan palabras y signos, y ocupan un espacio limitado –una carilla, por ejemplo–, lo que permite que con un solo vistazo se puedan ubicar los temas centrales y captar el hilo conductor de la exposición.
Esta herramienta contribuye a presentar el contenido de un texto o de una unidad, brevemente y de modo didáctico, simplificando el repaso y propiciando el ordenamiento de las ideas y su correcta interrelación.
Expresar los contenidos que tienen que estudiar en forma esquemática favorece la comprensión y síntesis de un texto de manera eficaz. Su principal fortaleza está en que permite instantáneamente obtener una clara idea general del tema, para seleccionar y profundizar en los contenidos básicos y fijarlos mejor en la mente, memorizarlos.
Los esquemas suelen ser útiles también para dar exposiciones orales, a modo de ayuda memoria. Quien debe pronunciar un discurso suele contar con un esquema que, a la hora de hablar, lleva consigo en un papel o retiene con claridad en su memoria.
Hay dos tipos de esquemas:
De llaves: se utilizan llaves gráficas para agrupar las ideas de una misma categoría o importancia.
Ramificado: facilita la visualización de las relaciones entre diferentes conceptos en forma gráfica.
Cuadros sinópticos
Una herramienta similar al esquema, que algunos incluso consideran como un tipo de esquema, es el cuadro sinóptico, una síntesis gráfica que permite ordenar los temas desde los conceptos más generales o abarcativos hasta los más específicos o particulares.
El cuadro sinóptico es de gran ayuda para organizar y comunicar la estructura lógica del material estudiado: se facilita la visualización gráfica de categorías y clasificaciones relacionadas entre sí.
Sirve además para aprehender un tema, una teoría o una variable tratada por diversos autores, dado que su principal función es contrastar, es decir, mostrar semejanzas y diferencias, entre uno o varios enfoques de un mismo tema o las múltiples relaciones entre temas.
Los cuadros sinópticos pueden presentarse por medio de llaves que toman la forma de diagramas, o pueden estar compuestos por filas y columnas a manera de tablas

Mapas conceptuales
El mapa conceptual es una representación gráfica y esquemática de un conjunto de relaciones significativas entre conceptos, jerarquizadas según el mayor o menor nivel de abstracción que presentan.
El mapa conceptual contiene tres elementos fundamentales: los conceptos, las proposiciones y las palabras enlace.
Los conceptos hacen referencia a acontecimientos y objetos. No se incluyen en esta categoría los nombres propios, los verbos, los adjetivos o las fechas. Existen algunos conceptos que refieren a elementos concretos, esto es, que se nos presentan como observables y palpables (casa, escritorio), y otros que corresponden a nociones abstractas, intangibles aunque existan en la realidad (democracia, Estado).
Las proposiciones forman una unidad semántica que consta de dos o más conceptos unidos por palabras enlace. Tienen valor de verdad, puesto que afirman o niegan algo acerca de un concepto.
Las palabras-enlace son los términos que se utilizan para vincular los conceptos y para representar el tipo de relación que se establece entre ellos. Pueden ser preposiciones, conjunciones, adverbios y, en general, todas las palabras que no son conceptos, pero que sirven para establecer relaciones entre ellos, de modo de poder armar una proposición. Ejemplo: para, por, donde, como, entre otras.
Utilizando estos tres elementos, se pueden generar proposiciones y conceptos que luego se deberán combinar y organizar en formato gráfico para confeccionar el mapa conceptual.
Los mapas conceptuales son esquemas organizados de tal manera que su estructura refleja relaciones entre las ideas o proposiciones y los conceptos que están siendo analizados.  Es decir que el mapa conceptual establece una jerarquización. Los conceptos más representativos se ubican al inicio, en los estratos superiores, dentro de un óvalo, mientras que los ejemplos se colocan en último lugar, sin enmarcar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada